13 fuerzas que dan forma al futuro de la TI

La tecnología siempre nos sorprende, ya sea por sus saltos cuánticos (en China, en cifrado de datos, memoria, nanotecnología) o, al menos, por una constante evolución y socialización (desde las primeras herramientas de la Edad de Piedra, hasta las supercomputadoras de hoy). La fuerza impulsora es variada, desde la supervivencia hasta más allá del mero conocimiento o descubrimiento, pasando por guerras y riquezas.

Con respecto a las tecnologías de la información, las fuerzas son varias. En ese sentido apoyan las nuevas formas del Centro de Datos, el empleo de la computación social (redes sociales), de nuevos dispositivos (smartphones, superficies inteligentes, IP-TV, 3D) o formas de trabajo (BYOD seguras), o de nuevas formas de lugar de trabajo (autenticidad, transparencia, confianza, cultura, cambios demográficos, virtual, entre algunas formas).

Algunas ya son conocidas. Tenemos, por ejemplo, (1) automatización de las tareas comunes (pero controladas), que decanta en (2) velocidad para tomar decisiones y desarrollar estrategias que tengan un impacto directo en el negocio, (3) agilidad entre departamentos estableciendo habilidades blandas y colaboración eficiente, y (4) flexibilidad requerida para hacer frente a la competitividad globalizada  y siempre cambiante de nuestro mundo actual (coyuntura, mercado, gustos, preferencias, servicios, entre otros factores a considerar), que genera una (5) hipercompetición la cual conduce a acuerdos de menor costo en el mercado de compradores de servicios TI, siendo la amenaza real la sostenibilidad de estos acuerdos, la (6) consumerización porque el comportamiento de los consumidores tiene el poder de redefinir el modo en que las empresas de TI trabajan, sin olvidar que todo eso acarrea problemas de (7) seguridad y privacidad, tanto en la identificación de los agujeros en la seguridad como en la búsqueda de talento para hacerles frente, y la necesidad de que el (8) gasto en TI esté más gobernado que antes.

Otras son innovadoras en su planteamiento. Tenemos, por ejemplo, una mayor (9) colaboración entre TI y otras unidades de negocio, además que la nube proporciona más opciones que antes (controlando aspectos de nivel de servicio, seguridad en la transmisión y almacenamiento de datos, localización de datos, entre otros a considerar), siendo su utilización muchas veces resultado de decisiones estratégicas y tácticas para la tecnología impulsadas por las unidades de negocio no-TI, o la creación de una (10) simbiosis entre la automatización, que provee los datos suficientes y patrones repetibles, y la inteligencia artificial para impulsar el proceso, de modo que, considerando (11) la información correcta, en el momento y lugar adecuados (ubicuidad de la información), se podría acelerar el desarrollo y la puesta en marcha de nuevos servicios.

Otras son resultado de la (12) acumulación de datos, y la necesidad inherente de aplicar (13) analítica. No perdamos de vista que los servicios financieros también serán alterados radicalmente –no sólo por el ransomware, lo que acarreará también mayores innovaciones en las TI.

¿Me comentas?