Gestión de proyectos en la gestión pública

Ya antes habíamos comentado sobre los proyectos fallidos.

De hecho, mucho se habla hoy sobre este tema de que en la gestión pública se deben gestionar proyectos o, al menos, de que deberíamos emplear técnicas de gestión de proyectos en la gestión pública.

Interesante propuesta, e ideal desde todo punto de vista, pero ¿y la acción?

Hace un tiempo se pretendió utilizar una herramienta para gestionar proyectos en una entidad del estado. Obviamente esta iniciativa fracasó. Los motivos fueron, entre otros, pero no limitados a, la expectativa de alcanzar los beneficios siempre promulgados por una eficiente gestión de proyectos, además de una pronta toma de decisiones informada, pero sin tener en cuenta las restricciones y plazos de ley para ciertas actividades, las ocurrencias producto de una deficiente formulación de los expedientes técnicos, y formalismos establecidos, pero no estandarizados, de los diferentes actores. Hay aquí una relación e integración interesante de gobierno, riesgos, y cumplimiento, y se comprueba que todo proyecto debe ser continuamente monitorizado para validar que se mantiene entregando el valor esperado.

El gerente general deseaba conocer realmente el portafolio de proyectos de la institución. Deseaba dejar un portafolio de proyectos ordenado, organizado, y controlado. En la fecha de la presentación oficial del producto desarrollado, se dio cuenta este gerente que no iba a inaugurar una determinada obra -estratégica- durante su vigencia en el cargo. Los sub-gerentes se excusaron, adujeron carencia de información oportuna, apareció un sin número de actividades extra, y atacaron el producto. El ejercicio sirvió al gerente para tomar una decisión referente a la inauguración, y para corroborar, según él, que efectivamente no se le informaba ni oportuna ni apropiadamente, y que las gerencias no trabajaban en equipo.

El producto no tenía nada de malo. Se había desarrollado en conjunto con el personal asignado como un producto dinámico, de alcance holístico para la tarea. Este dinamismo permitía reducir, lo mejor posible, la incertidumbre y el riesgo[1], pero era necesario dedicarle –constantemente-un tiempo; no es que me pueda limitar horas antes a completar el cuadro, de forma aislada, para presentarlo en la fecha prevista, apoyándome en “mi experiencia pasada”. El alcance era holístico por cuanto involucraba todas las gerencias, desde la concepción de la idea hasta la inauguración del proyecto una vez terminado. Un problema es que los sub-gerentes lo consideraron un mero plan estático, y no un producto sujeto de continua actualización (¿una de las excusas del momento?). El compromiso de apoyo se dio, puntualmente para el momento y por exigencia del gerente general, atendiendo a únicamente su ámbito de competencia, y falló la comunicación interna, y la continuidad del compromiso (genuino) para las actualizaciones pertinentes y constantes, el sinceramiento de reconocer que se necesita y de adoptar una herramienta de control.

Si lo anterior se corrigiera, entendiendo que se requiere un cambio de real[2] contenido (estructura, procesos de negocios, sistemas de gestión, tecnología, cultura, las propias personas, etc.), seguramente mejoraríamos la calidad de los proyectos y obtendríamos mejores resultados, sobre todo, sostenibles en el tiempo.

[1]       Fuente: http://salineropampliega.com/2014/11/gestion-de-proyectos-en-la-administracion-publica.html

[2]       Fuente: http://salineropampliega.com/2017/02/entrevista-a-akira-bloise-sobre-como-implementar-la-direccion-de-proyectos-en-una-organizacion-12.html

One thought on “Gestión de proyectos en la gestión pública

¿Me comentas?