Auditoría, enfoque moderno

La auditoría es una función de dirección, un proceso sistémico, crítico, cuantitativo y detallista, basado en la evidencia, y realizado por un tercero, competente, distinto y sin relación con quien preparó o se relaciona con la información motivo de la auditoría, y que tampoco tiene relación directa con la información que se audita.

Este proceso es necesario para determinar la autenticidad, integridad y calidad de la información que se produce, con el propósito de determinar e informar sobre el grado de correspondencia existente entre la información cuantificable y los criterios establecidos.

Recordemos que la auditoría interna es una actividad independiente y objetiva de aseguramiento y de consulta, concebida para agregar valor, y mejorar las operaciones de una organización. Ayuda a una organización a cumplir con sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno corporativo[1].

En una encuesta formulada a las 500 empresas más grandes del mundo, según Fortune, sobre el resultado que ellas esperaban de sus auditores internos, estas fueron las respuestas que más se repitieron:

  • Satisfacción de las expectativas y valor agregado para la organización.
  • Actualización con los cambiantes sistemas de tecnología de la información.
  • Satisfacción de las diversas necesidades de la operatividad del negocio.
  • Apoyo en la gerencia de riesgos.
  • Progreso continúo y logro de mejores prácticas para la organización.
  • Enfoque de sus actividades en áreas estratégicas, en las que los riesgos del negocio son mayores.
  • Demostración de objetividad, independencia y buenos resultados en sus actividades.

Como podemos observar, las necesidades de la empresa moderna van mucho más allá de los requerimientos financieros y de valuación del control interno que tradicionalmente eran las funciones básicas del auditor interno (Delgado[2]).

Según Morell[3], una auditoría constituye una herramienta de control y supervisión que contribuye a la creación de una cultura de la disciplina de la organización, al ocuparse “fundamentalmente del conjunto de medidas, políticas y procedimientos establecidos en las empresas para proteger el activo [inherentemente su disponibilidad], minimizar las posibilidades de fraude [asegurando la integridad de los datos y su confidencialidad], incrementar la eficiencia operativa [enfatizando la disponibilidad y continuidad operativa] y optimizar la calidad de la información en general”, un enfoque tradicional que se veía como algo negativo por la fiscalización inherente.

Continúa Morell, tras el proceso anterior, el enfoque moderno es “proporcionar determinada información a la dirección para que pueda evaluar si sus objetivos y metas se están cumpliendo conforme a los esperado o si son efectivos los controles establecidos para incrementar la eficacia de la empresa partiendo de la evaluación sistemática del proceso de control interno de la empresa” por ejemplo, al descubrir fallas en las estructuras o vulnerabilidades existentes y presentarlas de modo conveniente para que la empresa pueda tomar las acciones correctivas necesarias. Además, Hevia[4] nos afirma que la auditoría “ayuda a la organización a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la efectividad de los procesos de gestión de riesgos, control y dirección”. En esa línea, Flores[5] nos dice que la auditoría hoy en día es una nueva forma de “asociarse” con la gerencia, y Di Bello[6] nos dice que la auditoría interna debe ser visualizada como un socio estratégico de la dirección.

El objetivo es detectar las desviaciones en cuanto al plan establecido y detectar los problemas concretos con la finalidad de encontrar la manera de rectificar las actuaciones y solucionar las contingencias. Sí, es un enfoque de mejora continua –PDCA. Así, se aplica una auditoría operativa, de gestión o de las tres Es (economía, eficiencia y eficacia), más que la auditoría tradicional de cumplimiento administrativo o contable, relativo al POST MORTUM de las actividades económicas, financieras de las instituciones o empresas, que no aporta valor agregado, no es de aplicación óptima en los tiempos actuales de calidad, excelencia, modernidad y globalización[7].

Podemos resumir que las auditorías internas nos ayudan a mejorar mientras que las auditorías externas nos ayudan a reconocer la organización. Ambas pueden emplearse como base para mantener una vigilancia tecnológica en la empresa. Y podemos añadir que la imagen que la auditoría tiene hoy es la de una actividad consultiva y docente que añade valor a la empresa.

[1]     The Institute of Internal Auditors -IIA. Junio 1999.

[2]     Delgado. Enfoque moderno de la auditoria interna. Recuperado el 06 de Setiembre de 2015 de sitio web: http://www.fccpv.org/htdocs/hojas_htm/articulo_enfoque.htm

[3]     Morell González, L. M. (Junio de 2005). Manual de Auditoría Interna. Una herramienta indispensable para el auditor. Recuperado el 06 de Setiembre de 2015, de sitio web de monografias.com: http://www.monografias.com/trabajos27/manual-auditoria/manual-auditoria.shtml

[4]     Hevia Vázquez, E. (2da quincena de Abril de 2006). Fundamentos de la Auditoría Interna (2da ed.). Madrid, España: Marcial Pons Librero S.L.

[5]     Flores Santiago, Myriam Janet. Enfoque Moderno de la Auditoría Interna. Recuperado el 06 de setiembre de 2015 de sitio web de slideshare.net: http://es.slideshare.net/lidayurani/enfoque-moderno-Auditoria

[6]     Di Bello, M. (2010). La Auditoría Interna como socio estratégico de la Dirección. Recuperado el 07 de Setiembre de 2015, de sitio web del Instituto Uruguayo de Auditoría Interna: http://www.theiia.org/chapters/index.cfm/view.download/fileid/5822/cid/263

[7]     Egúsquiza, Montes et al. Enfoques y objetivos hacia una auditoría integrada. Recuperado el 06 de Setiembre de 2015 del sitio web de la UNMSM: http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/publicaciones/quipukamayoc/1999/segundo/enfoques.htm

2 comments on “Auditoría, enfoque moderno

  1. Pingback: ¿Recordamos cómo resolver problemas? | El techblog de JAGI S.A.C.

  2. Pingback: Todo profesional relacionado con las TI ha oído hablar de la ley de Murphy. | El techblog de JAGI S.A.C.

¿Me comentas?